samedi 3 juillet 2010

Jaime SEREY/ Pablo de ROKHA, Genio y figura



Pablo de Rokha, Genio y figura
Por Jaime Serey

Recuerdo haber encontrado en unos de aquellos pequeños kiosco de diarios instalados en la céntrica calle Victoria, de Valparaíso, una de sus obras casi trabajados a mano, que parecían panfletos, de unos formatos inmensos con enormes letras y grandes títulos, que el mismo solía distribuir con un tremendo esfuerzo recorriendo casi todo Chile. No tuve en ese entonces las monedas suficientes para adquirirlo. El vendedor estaba en conocimiento de la importancia del magnánimo autor y pedía en esa época su precio en oro por el texto que en mis manos y en mi poder hubiese sido archivado hasta el día de hoy con respeto y mucho cuidado.

El artífice llego a la palabra cuando otros tres grandes poetas también llegaban apareciendo con sus expresiones desde otras esferas y para decirlas a través del territorio y el mundo. La poetisa Gabriela Mistral, quien comenzaba ha ser parte del valle del Elqui y del país con sus sonetos de la muerte, el poeta Vicente Huidobro, quien ya escribía sus primeros borradores de su tesis sobre el creacionismo y Pablo Neruda, quien vislumbraba desde la calle Maruri, de Santiago con uno de sus primeros libros Crepusculario.

Desde este noble cimiento de profundo fuego poético se nos elevo la potente voz sureña del poeta de quien fuera en carrera uno de los genuinos trovadores del pueblo y del campesinado cuya existencia personal fue un drama interesante y trágico, como sus propios manifiestos. Basta leer Retrato De Mi Padre, escrito por su hija Luko de Rokha, para darnos cuenta de que este hombre muy cercano a Rimbaud, Whitman y Blake para muchos críticos; escribió incansablemente para el prójimo y la vida de los demás. Desde Genio y Figura, uno de sus versos de infancia nos fue entregando un periodos sucesivos y una variada liturgia de palabras, que tomaron sonidos y figuras de catedrales, de Araucarias, desembocaduras de lagos, de volcanes, mares, ventisqueros, montañas y Cóndores. Todos Magistrales poemas, Pródigos a quienes lo merecían de manera textual y a quienes no lo merecían también por no conseguir su simpatía o amistad o la misma energía, paciencia, razón sentimientos, conocimientos y conciencia existencialista y además comunitaria.

Desde muy corta edad puso sobre el tablero intelectual sus golpes rebeldes, congénitos y a la vez típicos del yo titánico lográndolo a base de temperamento y dignidad adherida siempre a sus propias ideas humanas, quizás venidas de esos tiempos remotos y ancestrales de los primeros Díaz Loyola, los primeros habitantes de la provincia de Curico de Licantén con sus productivas tierras y porque no decirlo desde nuestro histórico -Rodrigo Díaz de vivar el Mio Cid, que nos lego la literatura española. Desde muy joven Pablo de Rokha, paso llamarse el amigo piedra, amigo en el nombre de todos los poetas y escritores de buena voluntad retribuyendo un mensaje pleno de realidad y reflexiones, pues fue cierto lo que insinuaría en sus poemas de largo alcance de que desde hace muchas lunas habitábamos una sociedad devorada por el materialismo, en caso suyo y en su palabra ya existía una clara señal, de como nuestra frágil existencia seria aún avasallada por peligros que nos someterían a la explotación del hombre por el hombre, más allá de cualquier avance científico o tecnológico. Una persona subyugada a un trabajo sin descanso o pausa pierde literalmente la conciencia de aprender, de leer, de saber y el derecho ha pensar:

“En este enorme tiempo, que nos invade con su agua gigante y valiente, graznan los negros pájaros de espíritu, y nosotros nos arañamos, defendiéndonos de nosotros de nosotros, con la ultima muela de la poesía, y su actitud de rosa de palo, uncimos los proverbios a las maquinas, y nos quedamos aún mas ancianos, más helados, más amargos”.


Su mensaje es una raíz que representa el paso del tiempo señorial y de la época terrenal positiva hasta nuestros tiempos y él conmueve lleno de luz en su poema con un eco inmortal, que es lo más importante tanto como el valor de la tierra, el agua y el aire, para la inmensa mayoría que quisiera ser feliz. Su discurso es compañero del itinerante y en algunos casos extremos el único salvavidas o rayo de esperanza, y por ello quizás junto al poeta podemos descansar en paz y en libertad. Su profundo lenguaje siempre ambiciona conversar sobre los vestigios, que por su maestría visionaria después de salir de su reminiscencia viaja ha vivir en una hoja de papel hasta nuestro corazón, Para convertirse después de un tiempo en un libro. Seguro que sus versos vivirán en el pueblo patrio por hartos siglos.

Porque de Rokha, acudía a las palabras inmortales que no tenían destinos y no podían extinguirse en el tiempo ni tampoco partir al anonimato producidos por el olvido si no que su vehemente voz contiene el vigor sublime para perdurar como el sol y la luna de Hualañé, la fuente de Vichuquén y Lloca. El poeta de la soledad de la frontera, de los caminos, las criollas comidas, de las carretas y los Bueyes, de la nueva canción revolucionaria siempre lucho contra los poderosos. Su poesía eterna llega hasta nosotros adherida al cordón umbilical de Juan de Dios Alvarado, que se estaba muriendo o el vendedor de cuadros y el forjador de mitos, quizás en la lejanía a Quevedo o Góngora, nuestros antepasados. Porque no darle crédito a nuestra sangre primogénita. El nos libra a su límpida atmosfera y a su siglo de oro. Todo lo acontecido a su alrededor logra una vital existencia, nos deja en su historia impresa un vocablo describiendo los instantes precisos de los respiros vividos. Todo transcurre y todo pasa haciendo caminos, como lo dijera el poeta Español, Antonio Machado. Porque nadie conoce el origen del mundo, quizás su inicio comenzó junto al calor del sol, de ese sol causado por un rayo de exaltación. Un poeta es un hijo de la tierra y de la eternidad, también nos dice: Joaquín Ancud. El vate por ser tierra antigua plena de sucesos históricos, antiguos, pasados y contemporáneos es la voz que pronuncia los mejores componentes de nuestro viaje. Se Cree en la poesía, como cuando se cree en la juventud y se cree en un espacio mejor, donde nos pertenecen los dioses, los pájaros, las estrellas y los demonios.

Como paradigma final, señalo uno de los escritos suyos “Raimundo Contreras”, que refleja el aspecto de la vida patriota, y un personaje rupestre, como un puente de piedra de aquellos sólidos que atraviesan los esteros y que atraviesan las cordilleras, los ríos del Bio-Bio, la nostalgia del licor embriagador de la uva cuando fermenta en el tonel del viejo roble, en ese tonel del sur húmedo llorando árboles y trinos. Para nuestro juglar, nuestro ogro universal, nuestro poeta de mal carácter, como muchos de sus contemporáneos lo citaron sin haberlo conocido o haber profundizado, su alma predestinada e interior que supo lograr y cultivar un sitio intrínsecamente en la poesía Chilensis…

…Recuerdo haber encontrado en aquel kiosco de diarios instalados en la céntrica calle Victoria, de Valparaíso, una de sus obras casi trabajados a mano, la «popular» Multitud, año1954, obra para el pueblo y la alta cultura, que desafortunadamente no pude en aquella oportunidad comprar por falta de dinero.

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...