lundi 11 octobre 2010

Jorge EDWARDS/ La apuesta ganada de VARGAS LLOSA

.
.
PREMIO NOBEL DE LITERATURA 2010:
La apuesta ganada de Vargas Llosa
Por Jorge Edwards
.
Su amigo y actual embajador de Chile en Francia recuerda los gestos rotundos y el tono persuasivo y tajante con los que el joven narrador peruano se imponía en el París de los años sesenta, prefigurando al intelectual independiente y libre, alejado de modas literarias y lugares comunes, que conocemos hasta hoy.
.
Robo tiempo a la diplomacia y a sus diversas y desconocidas servidumbres y escribo algunas líneas sobre el Premio Nobel de Mario Vargas Llosa. Como lo he dicho algunas veces, conocí a Mario en París en unos programas en español de la radio francesa, a mediados de 1962. Ni siquiera sabía que era escritor, pero sus reflexiones sobre la literatura, exaltadas, provocativas, siempre divertidas, me sorprendieron desde el primer minuto. Me acuerdo de sus argumentos, pero también de sus gestos rotundos, sus miradas, su tono de voz persuasivo, tajante. No tenía el menor respeto por las teorías literarias de uso habitual en esos años del Nouveau roman y de los análisis estructurales. Se instalaba en la oposición, y después encontré una frase en la que Balzac afirmaba que pertenecía a la oposición que se llama la vida.
.
Ahora, de vuelta en París, no demasiado lejos del departamento destartalado donde escribía "La casa verde" en una máquina de escribir vieja, junto a resmas de papel en blanco y debajo de un mapa de los lugares del relato, siento la emoción de todo el asunto: una vuelta en círculo, un reencuentro con el pasado, un acto de renovada adhesión a la aventura literaria. Me sorprendían en el Vargas Llosa de entonces, todavía me sorprenden, sus nociones literarias enteramente personales, autónomas, ajenas a los lugares comunes de la crítica o de la moda. Predominaba en esos años la novela sin acción, de pura atmósfera, de lenguaje moroso, intransitivo. Mario, indiferente, dotado de una seguridad intelectual singular, caballero andante de la literatura, intentaba hacer exactamente lo contrario. Sus héroes, para no hablar de modelos, eran Gustave Flaubert y Joan Martorell, el autor de "Tirante el blanco". A Mario le interesaba apasionadamente la acción, el héroe mítico, la creación de mundos ficticios enfrentados, contrapuestos al mundo real.
.
Compruebo en este momento que sus fobias y sus rechazos eran similares a los de su maestro Flaubert, autor de un diccionario de tonterías y uno de lugares comunes o, en su versión francesa, "ideas recibidas". Otra de sus pasiones era el Alejandro Dumas de "Los tres mosqueteros". Otra, las películas norteamericanas del Oeste, "El Álamo", sobre todo, y "A la hora señalada". Toda señora enterada hablaba en esos días de Ingmar Bergman o de Federico Fellini, pero el joven Vargas Llosa se encogía de hombros y probablemente ocultaba su gusto por la contradicción.
.
Carlos Barral le dijo una vez, en presencia mía, que la literatura era puro lenguaje. Mario no necesitó más de un segundo para contestarle que estaba en entero y total desacuerdo. La opinión de Carlos, acostumbrado a hablar en forma exploratoria, contradictoria, conjetural, representaba la de los círculos editoriales más refinados, la de los que daban el famoso y exclusivo Prix Formentor. La de Vargas Llosa era el exacto reverso y sonaba a contracorriente. Pues bien, ha escrito y pensado a contracorriente durante ya medio siglo y ha ganado su apuesta. De aquí a Penco, para decirlo a la chilena. Agrego algo más: su intensa, exhaustiva, militante admiración por Flaubert, que lo condujo a escribir "La orgía perpetua", era al mismo tiempo un manifiesto personal, un rechazo de la mediocridad, un odio a la mezquindad pequeño burguesa.
.
Me llega la noticia del premio cuando leo, en mis escasos ratos libres, la correspondencia del Flaubert de los años cincuenta, la escrita desde las orillas del Nilo, ese río vagabundo, según su amigo Louis Bouilhet. Era, en buenas cuentas, y lo fue hasta el final de su vida, un independiente, un espíritu libre, un insobornable, y Mario asimiló esa lección flaubertiana en profundidad. Por eso desconcierta a las personas que tratan de ponerle una etiqueta literaria o una clasificación política fácil. Su Premio Nobel podría interpretarse como el triunfo de la literatura sobre la política, pero también como afirmación de la literatura en calidad de forma política superior. En medio del hormigueo, de la multiplicación general de la mediocridad, es un estímulo formidable. Una oposición necesaria.
.
.
Articulo: http://diario.elmercurio.com/  2010/10/10
Caricatura de Mario Vargas Llosa- FERNANDO VICENTE

Alfredo Bryce ECHENIQUE/ Amaneció con sol e esta Lima tan suya

Amaneció con sol e esta Lima tan suya
Por Alfredo Bryce Echenique
.
Candidato noble e ingenuo como pocos, engañado políticamente como ninguno, fiel a lo suyo, padre amantísimo, amigo severo, trabajador incansable, Vargas Llosa es ese peruano que, se diría, aún no se ha dado.
.
Camino todas las mañanas en esta Lima tan suya, aunque Mario Vargas Llosa no haya nacido aquí, sino más bien lejos de estas costas a las que llamamos verdes sin duda alguna en un desesperado afán de optimismo que ni siquiera va bien ni hace juego, ni mucho menos, con el carácter nacional. Aquí no llueve, aquí no enverdece, muchísimo menos reverdece, aquí ni chicha ni limonada, aquí sólo la gris indiferencia, la burla sosa.
.
Candidato noble e ingenuo comopocos, engañado políticamente como ninguno, fiel a lo suyo, padre amantísimo, amigo severo, trabajador incansable, Vargas Llosa es ese peruano que, se diría, aún no se ha dado. Pero, sin embargo, los premios te los dan todos a ti, orgullo nacional, y ahora, juácate, el que más injustamente se hizo esperar: el premio Nobel de Literatura.
.
La tramposa política quedó tan detrás de él como un tal Alan García, diz que presidente de este país incapaz de organizar ni siquiera unas elecciones municipales sin trampas ni fraudes ni vergüenzas nacionales, reino de la indecencia.
.
Y todo mientras uno se pregunta con decencia y cariño: ¿Y cuándo regresas, querido Mario Vargas Llosa, para librarnos del fango, para desempantanarnos, para devolvernos de tanta cochinada aun alguito, siquiera, de dignidad? Maestro. Fuiste, siendo joven y aún tan sólo un auxiliar de cátedra, el mejor profesor de literatura que me dio la vida entera. Fueron breves semanas, porque ya te ibas a Europa, y era peruana la literatura que enseñabas, pero qué linda era nuestra literatura salida de tus labios, de tu seriedad, de tu amor por lo nuestro. Desapareciste un día de las aulas de la Cuatricentenaria Universidad Nacional Mayor de San Marcos, diz que la primera de América, y como tú, pocos meses después, también yo desaparecí de Lima y del Perú.
.
Pero allá en París, Café Danton, Carrefour de l'Odeon, un día yo caminaba y eran las 7 PM y ahí estabas muy sentado con Mario Benedetti. Tu v o z , "amigo Bryce", me jaló cuando, perdedizo, yo me estaba yendo de frente. Ya existía ese libro de libros que es "La ciudad y los perros", o sea que mejor seguirse de frente.
.
Otro "amigo Bryce" me hizo desandar la huida y volver al Café. Sabías, sabe Dios cómo, que yo quería ser escritor y me sentaste a tu lado y me llenaste de literatura y vida y cuando finalmente logré escaparme de tanta seriedad ya tenía contigo el compromiso de mostrarte mi primer manuscrito.
.
Ese que no llegó nunca, por supuesto, porque lo escribí en Perugia, sí, pero que me lo robaron al regresar a París rumbo a tu casa, sí, también. Cuánto te dolió saberlo, cuánto te escuché contarme la larga lista e historia de los escritores que perdieron manuscritos, horror, o a la que, con divorcio incluido, fue la esposa la que les perdió un manuscrito. Sudabas frío con tanta pérdida y yo, el perdedor del manuscrito, pues sí que era yo quien te secaba con un paño el sudor frío y mil manuscritos bien ordenaditos en su fecha de desaparición.
.
Life, the main event. Ya no nos encontramos en ningún café, yo sigo perdiéndolo todo pero ya no te hago sudar ni te cuento nada. Paso por tus múltiples casas en Europa o en Lima pero no toco el timbre y más bien recuerdo con cariño y gratitud todo lo que llevo escrito aquí, hoy, en este parque en el que el sol ya declina pero que, cálido y excepcional, era purito sol esta mañana cuando el joven escritor, periodista, vecino y amigo Raúl Tolamecontó lo de tu Nobel. No, eso no podía quedar así. Él se iba a buscarte por donde anduvieras y una copa de vino tinto fue alzada en tu nombre. Y con su natural bonhomía Raúlme sugirió que te enviara una tarjeta. Era como tocarte el timbre y molestarte pero era también cariño y tanto respeto, tanto afecto, tanta admiración y amistad. "BRAVO, MARIO, LO CONSEGUIMOS EN ESTE PAÍS... Y LO CONSEGUISTE TÚ PARA NOSOTROS Y PUNTO. BRAVO, MARIO".
.
"La Fiesta del Chivo"Críticas en El Mercurio:
.
La novela merece justificadamente el instantáneo éxito editorial que ha obtenido en el mundo de habla hispana. La Fiesta del Chivo es un relato de impecable construcción narrativa, formado por veinticuatro capítulos de ritmo persistente que mantienen avasallada la atención del lector. Es uno de esos textos cuya lectura no puede suspenderse sino hasta llegar, deslumbrados, a su última página.
.
(...)
.
El propósito último deVargas Llosa no ha sido representar imaginariamente a la figura del tirano, sino la radical alteración de las relaciones humanas que provoca la tiranía. La Fiesta del Chivo muestra que la dictadura es un fenómeno político donde sólo existen esbirros y víctimas, cada uno manchado de diferente manera por las lacras del sistema. Las dos secuencias de la novela giran en torno al mismo motivo del descenso a los infiernos, a las profundidades de la humillación humana a donde todos llegan, tarde o temprano, unos empujando y otros empujados.
.
José Promis, 22 de abril de 2000.
.
Articulo: http://diario.elmercurio.com/  2010/10/10

Óscar HAHN/ Encuentros cercanos con VARGAS LLOSA

REMINISCENCIAS De 1969 al 2009
Encuentros cercanos con Vargas Llosa
Por Óscar Hahn
.
El poeta chileno reflexiona sobre la obra del premio Nobel y recuerda algunos episodios vividos junto a él, en Tacna y Madrid.
.
Los hechos ocurrieron en 1969. Yo había viajado a Tacna desde Arica, acompañando a Enrique Lihn, que debía tomar un vuelo a Arequipa. Estábamos esperando que llamaran para embarcar, cuando vemos con estupor que aparecen Jorge Edwards y Mario Vargas Llosa, acompañados de sus respectivas esposas. Acababan de llegar de Arequipa en el mismo avión que debía abordar Enrique Lihn. Jorge se alejó con unos amigos, Enrique desapareció en la sala de embarque, y yo quedé ahí solo con Vargas Llosa, que era asediado por una legión de periodistas y fotógrafos. Pero él siguió conversando conmigo, como si nada. Estimulado por su buena onda, me atreví a invitarlo a la Sede Arica de la Universidad de Chile, a dar una conferencia. Le dije que podríamos alojarlo en un muy buen hotel, pero que no teníamos ni un centavo para honorarios. Repuso que estaba bien, pero que ponía una sola condición: que lo llevara a conocer el Morro de Arica. Contó que un antepasado de Patricia, su esposa, había combatido en ese lugar y que para ellos sería muy emocionante visitarlo.
.
Al día siguiente partimos hacia Arica. Él iba en el auto sentado al lado mío. En esos años había publicado sólo dos novelas: "La ciudad y los perros" y "La casa verde", pero ya era el benjamín del boom . Le pregunté si estaba trabajando en otra novela. Me dijo que se dedicaba a reunir información sobre un curioso plan del Ejército peruano para llevar grupos de prostitutas llamadas "visitadoras" a una guarnición de la Amazonia. Confesó que tenía problemas con el título del futuro libro. "Una posibilidad -dijo- sería ponerle el nombre del protagonista". A esas alturas yo ya había tomado confianza, así que me animé a decirle: quizás podría ser simplemente "Las visitadoras". "Bueno", dijo él, lo que está claro es que la palabra "visitadoras" tiene que aparecer en el título". Recuerdo también que en un café de Arica hablamos de Borges y que en un momento se puso a recitar de memoria los primeros párrafos del cuento "Los teólogos". Cosa que me pareció sorprendente, porque el tipo de narrativa que escribe Vargas Llosa tiene poco o nada que ver con lo que hace Borges, pero demuestra que es capaz de admirar propuestas completamente distintas a las suyas.
.
Desde esos lejanos días de 1969 me he reunido con él varias veces, en Estados Unidos, Perú y España. La más reciente fue a fines del año pasado. Jorge Edwards, viejo amigo de Vargas Llosa, se encontraba de paso en Madrid y me llamó al hotel para decirme que Mario nos esperaba en su casa. De esa conversación lo que mejor recuerdo es un diálogo muy enriquecedor sobre Víctor Hugo. Vargas Llosa, además de notable narrador, es un ensayista literario de primera categoría. Acababa de publicar un estudio sobre "Los miserables". Salimos de la casa de Vargas Llosa a la noche madrileña. "Gran escritor y gran persona", dijo Jorge Edwards, mientras caminábamos. "Así es -dije yo-. Ojalá que algún día le den el Premio Nobel".
.
.
Articulo: http://diario.elmercurio.com/  2010/10/10

Michiko KAKUTANI/ Un narrador cautivado por el poder del arte

.
.
MIRADA DESDE ESTADOS UNIDOS:
Un narrador cautivado por el poder del arte
Por Michiko Kakutani Critica del New York Times
.
Aunque Vargas Llosa es esa rara ave que se encuentra cada día con menor frecuencia, los logros más impresionantes de su carrera siguen siendo dos novelas publicadas con dos décadas de diferencia: "La tía Julia y el escribidor" y "La Fiesta del Chivo".
.
A primera vista, las novelas de Mario Vargas Llosa parecen una miscelánea unipersonal de temas y estilos: hay narrativas terribles basadas en acontecimientos históricos como el gobierno despótico de Rafael Trujillo en la República Dominicana ("La Fiesta del Chivo") y una revuelta religiosa en el siglo XIX en el "sertao" de Brasil ("La guerra del fin del mundo").
.
Hay también algunas creaciones posmodernistas maravillosamente ingeniosas: un retrato ridículamente cómico de un escritor obsesivo que se da maña para producir 10 guiones para telenovelas de media hora al día ("La tía Julia y el escribidor"); una historia detectivesca que es como una caja china que comienza con un truculento asesinato en el Perú de los años 50 ("¿Quién mató a Palomino Molero?"), y una improvisación llena de suspenso basada en "Madame Bovary", de Flaubert ("Travesuras de la niña mala").
.
Sin embargo, hay dos temas relacionados que se abren camino a través de todas las novelas de Vargas Llosa. Estos son una fascinación con las ansias humanas de libertad (ya sea política, social o creativa) y la liberación que proporcionan el arte y la imaginación. Ciertamente la narrativa en sí continúa siendo la principal preocupación en la obra del autor, tanto en su opción por narrativas deliberadamente complicadas como en su inquietud filosófica por los modos en los que la subjetividad actúa como un prisma distorsionador en nuestra comprensión del mundo.
.
En "¿Quién mató a Palomino Molero?" nos enteramos que tal vez las propias inclinaciones sentimentales de un policía pueden estar deformando su evaluación sobre los principales sospechosos en el asesinato de una bella y joven cantante. Y en "El hablador" nos cuenta que un santo y desfigurado estudiante se ha convertido en el narrador oficial de una tribu primitiva de la selva y el depositario de su memoria colectiva - o al menos ése es el cuento que él cuenta.
.
"Historia de Mayta," es una mezcla de personajes que relatan sus memorias sobre un revolucionario trotskista poco conocido, en la que sus recuerdos, contradictorios o convergentes, crean un brillante collage que parece una combinación de "Mientras agonizo", de Faulkner y una historia oral de Studs Terkel.
.
Aunque Vargas Llosa es esa rara ave que se encuentra cada día con menor frecuencia -un hombre de letras de amplio repertorio que ha escrito críticas, notas periodísticas y obras de teatro, como también ficción- los logros más impresionantes de su carrera siguen siendo dos novelas que se publicaron con dos décadas de diferencia. Una es una obra maestra de la comedia y la otra, una tragedia histórica devastadora.
.
"La tía Julia y el escribidor" (1977) es el relato semiautobiográfico del aprendiz de un joven aspirante a escritor, Mario, y las dos personas que se yerguen amenazadoramente sobre él cuando está por alcanzar su mayoría de edad: su sexy tía Julia, a quien corteja y con quien se casa, y su excéntrico amigo, Pedro Camacho, un genial escritor de radioteatro, creador de docenas de personajes de telenovelas, cuyas historias comienzan a entretejerse y a superponerse peligrosamente con resultados cada vez más absurdos.
.
Si "La tía Julia" se centra en el mundo privado del romance y la creatividad, "La fiesta del chivo" (2000) aborda la gran esfera pública de la política. Basada en acontecimientos que ocurrieron durante e inmediatamente después del gobierno de tres décadas de Rafael Trujillo de República Dominicana, el libro no sólo fue más allá de las fronteras de la tradicional historia novelada, sino que también se unió al "Otoño del patriarca" de Gabriel García Márquez y al "Yo el Supremo" de Augusto Roa Bastos en aquel selecto panteón de clásicas novelas latinoamericanas en las que se diseccionan la hidráulica y consecuencias del poder absoluto.
.
Trujillo es descrito por un personaje como "el diablo" que ha infligido más sufrimiento al país que el que sufrió durante "su historia de ocupación por Haití, las invasiones españolas y norteamericanas, guerras civiles, batallas entre facciones y caudillos, y durante todas las catástrofes - terremotos, huracanes - que han atacado a los dominicanos desde el cielo, el mar o el centro de la tierra".
.
Ya sea que una novela esté basada en hechos históricos o en experiencias autobiográficas o en ocurrencias que han surgido de la cabeza de su creador, de acuerdo a Vargas Llosa, realiza una función vital: rehace "la realidad, embelleciéndola o disminuyéndola" a través de la magia de las palabras, como lo escribió en un ensayo para el New York Times Book Review en 1984.
.
"Las mentiras en las novelas no son gratuitas - llenan las insuficiencias de la vida", escribió. "Por lo tanto, cuando la vida parece plena y absoluta, y los hombres, por una fe totalmente absorbente, se resignan a sus destinos, las novelas no desempeñan ningún servicio. Las culturas religiosas producen poesía y teatro, y no novelas. La ficción es un arte de las sociedades en las que la fe está pasando por algún tipo de crisis en la que es necesario creer en algo, en donde la visión unitaria, confiada y absoluta ha sido suplantada por una visión destrozada y una incertidumbre sobre el mundo en el que vivimos y el mundo del más allá".
.
.
La predicción de Neruda
.
"Recuerdo el día en que celebramos el cumpleaños de Neruda en Londres. Él quería hacer una fiesta en un barco (...). En esa época, un artículo (...) me había alterado e irritado porque en él se me insultaba y se decían mentiras sobre mí. Se lo mostré a Neruda. En la mitad de la fiesta, él profetizó: 'Te estás volviendo famoso. Quiero que sepas lo que te espera: cuanto más famoso seas, tanto más te atacarán. Por cada elogio recibirás dos o tres insultos. Yo tengo un cajón lleno de todos los insultos, villanías y maldades que un hombre es capaz de soportar. No me ahorraron ninguno: ladrón, pervertido, traidor, delincuente, cornudo... ¡todo! Si te haces famoso, tienes que pasar por eso'.
.
Su predicción resultó completamente acertada. No sólo tengo un cajón, sino varias valijas llenas de artículos que contienen todos los insultos posibles contra un hombre".
.
.
.
Articulo: http://diario.elmercurio.com/  2010/10/10
M. Vargas Llosa en "The Paris Review", 1990.

Mauricio ELECTORAT/ Premio a la honestidad intelectual

INFLUIDO POR FAULKNER Y JOYCE:
Premio a la honestidad intelectual
Por Mauricio Electorat
.
El Nobel a Vargas Llosa es, en primer lugar, un premio a uno de los más talentosos escritores que ha dado la América hispánica. En 1963, a los 26 años, cuando otros comienzan a soñar con escribir, Vargas Llosa irrumpió con "La ciudad y los perros", que mereció una de las primeras ediciones del Premio Biblioteca Breve. Es una novela de acción trepidante, en la que ya ensaya los elementos que marcarán el grueso de su obra: una crítica decapante de la sociedad peruana (las perversiones públicas y privadas de las clases dominantes y las miserias de los dominados) estructurada con una arquitectura novelística inédita hasta ese entonces en nuestra lengua. Vargas Llosa dedica su juventud a producir unas novelas magistrales, en las que adopta y adapta a nuestras por entonces provincianas tradiciones novelísticas (empantanadas aún en el criollismo y el indigenismo) las técnicas constructivas de las vanguardias europeas, sobre todo de la anglosajona.
.
Por la estructura de sus novelas es, como muchos de los autores del llamado "boom" de los años 60, un hijo directo de Faulkner (y sobrino de John Dos Passos y nieto o bisnieto de Joyce). Pero por su concepción del papel del escritor en la sociedad, como un intelectual cuyo deber es tomar partido y pronunciarse, es un hijo directo de Jean-Paul Sartre, el maître à penser de (casi) toda su generación. Aunque, muy pronto, desengañado de Cuba y vuelto a las aguas del liberalismo político y económico, renegará de Sartre (a veces con la saña del converso), Vargas Llosa ha seguido siendo el intelectual que toma posición, muchas veces contra la tiranía de lo políticamente correcto. Porque hoy es banal afirmar que lo de los hermanos Castro es una dictadura, pero había que tener valor para hacerlo a fines de los 60, cuando hasta para entrar en un café te pedían que mostraras tu ejemplar de "El ser y la nada", o tu carné del Partido.
.
Este es un premio, entonces, a la honestidad intelectual, a la convicción flaubertiana de que el escritor debe entregar su vida a la literatura y a una ética que atraviesa todo el siglo XX: la que postula que el escritor es algo más que un simpático bufón al servicio de burgueses, proletarios o de aquellos que se encuentren de turno en el poder. Y es también un premio a César Vallejo, a José María Argüedas y a la gran tradición de la literatura peruana.
.
.
Articulo: http://diario.elmercurio.com/  2010/10/10

Rodrigo CÁNOVAS/VARGAS LLOSA: El Nobel gana con él

CRÍTICA Dos novelas fundamentales
Vargas Llosa: El Nobel gana con él
Por Rodrigo Cánovas
.
"La Casa Verde" y "Pantaleón y las visitadoras" son comentadas brevemente aquí, en sus atributos formales innovadores y en su vigencia como exponentes de la realidad latinoamericana.
.
Después de nuestro querido Borges, considero que el nombre propio de Mario Vargas Llosa era una de las omisiones más graves cometidas por el Nobel hacia la lengua española. El Nobel gana con él. Hombre de las cuatro estaciones, escritor que ensaya muy diversos géneros (y hasta la política), sitúa a nuestra América en el Infierno y el Paraíso, haciéndonos transitar por una Modernidad desbocada.
.
Hay dos cosas que siempre me han entusiasmado de su escritura: su inventiva para crear grandes cuadros de época (como los murales mexicanos), sin evitar el melodrama y luego sus exploraciones lúdicas sobre el erotismo, que ensayan cruces del Manual de Carreño con los folletines y radioteatros. Hay también gestos que pudieran molestar, como su afán de ordenar demasiado sus novelas (ninguna de ellas ensaya el gesto esquizofrénico de "El obsceno pájaro de la noche", por ejemplo); pero es allí donde se revela también la magia del gran arquitecto, cuya obra sinuosamente perfecta desafía el orden divino. Amante de las formas, en sus ensayos sobre García Márquez, exhibió gozoso los artilugios del realismo mágico (la poderosa exageración, los juegos temporales, la inversión de perspectivas), reconociendo su filiación con la aventura de la invención de un lenguaje, único soporte válido de nuestras utopías.
.
.
Barbarie y Civilización
.
Es posible que las obras más imperecederas de Vargas Llosa sean las que escribió en los años '60. Nos referimos a tres novelas que constituyen verdaderos relatos de aprendizaje para los jóvenes que las leyeron entonces (y conste que el autor no había alcanzado todavía la edad de la razón): "La ciudad y los perros" (1963), "La casa verde" (1965) y "Conversación en la catedral" (1969). Son grandes murales andinos, que exponen el drama humano de la dignidad: los contradictorios códigos del honor, las falsas ilusiones, la violencia gratuita, el mal. Génesis y Apocalipsis se cruzan en los mismos espacios iluminando a sus actores desde el claroscuro.
.
Quiero comentar brevemente "La casa verde", algo traspapelada por los lectores chilenos, pues es un maravilloso encuentro de mundos y lenguajes antitéticos: la selva a trechos cercenada y una ciudad en ciernes; la morosa descripción documentalista, y el montaje y los juegos surreales con el tiempo. Son nuestras realidades: una civilidad despiadada (en la novela, la ciudad peruana de Piura, con sus ritos de intercambio comercial y de pobreza) y una barbarie prístina (las indiecitas aguarunas, libres de servidumbre, confundidas en una muralla verde casi inexpugnable).
.
El relato va y viene de la selva (donde se instala precariamente una misión de monjas para iluminar a las indiecitas) a un espacio citadino provinciano (que lleva injertada una mítica Casa Verde, burdel que remite a Eros y Tanatos). Como en una banda de Moebius, los personajes cruzan fronteras, destruyendo y rehaciendo sus sueños: de indiecita educada en la misión a prostituta sentimental en una casa de citas; de buen soldado que salva a una púber en la selva peruana y la desposa (llevándosela hacia los parajes de la modernidad), a simple cafiche de barriada que explota a su mujer. Es la escenificación melodramática del Bien y el Mal; sólo que aquí aparecen como identidades móviles, minándose entre sí. Lo humano, donde la matriz creativa se sitúa más al lado de lo irredento: el verde de la clorofila, que señala un origen sucio, indígena, pagano.
.
¿Qué tendrá que ver esta novela con nuestra sociedad actual? Son los terribles paisajes bifrontes de nuestros mundos cotidianos, como deja al desnudo cualquier movimiento telúrico: la dignidad y la miseria humana conviviendo codo a codo, una modernidad contrahecha. Y es en este escenario de inusitada violencia (la vida arrasa a los personajes) donde surgen los pequeños grandes héroes y especialmente heroínas: Lalita, la madre que pasa de un hombre a otro como objeto de intercambio y cual Reina Coya los sobrepasa en el camino. O la Selvática, la hija, la chingada, la más querida, la más abandonada, a la cual el mismo autor la hace sufrir sádicamente. Figuras femeninas que junto a la Maga de Cortázar, la letal Alejandra (inolvidable personaje juvenil de Sabato que todavía se aparece por los parques de Buenos Aires) y ese cuerpo florido que es Susana San Juan (encapsulado por Rulfo) conforman el imaginario masculino de nuestra literatura.
.

.
Castillos en el aire
.
Culmino con un breve comentario sobre una de las supuestas "obras menores" del autor, "Pantaleón y las Visitadoras" (1973), que parodia las empresas de salvación del hombre moderno. El sargento Pantaleón (hombre de pantalones) es mandado a la selvática Iquitos con la misión secreta de formar un ejército de "visitadoras", para aplacar los desatados impulsos sexuales de la soldadesca. La llegada de Panta a Iquitos para instalar un nuevo orden -parodia de una Génesis, jardín donde los hombres retozan como recién nacidos atendidos por sus Nanas- coincide con la llegada del Hermano Francisco, un santón que predica el fin del mundo -parodia del Apocalipsis-, promoviendo prácticas de crucifixión con animales, guaguas y ancianos. Obra cómica, que parte de una situación fuera de toda norma, como el "Quijote", donde a un hidalgo se le ocurre tardíamente en la vida salir a arreglar el mundo según el formato de las novelas de caballerías.
.
Pantaleón es una mirada graciosa sobre las debilidades humanas, sobre nuestra capacidad de invención y sobre los goces hipócritas. Artistas del lenguaje eufemístico, que consiste en no llamar las cosas por su nombre, los personajes inventan palabras "nobles" que sustituyan a las palabras "feas", exhibiendo el doble estándar que nos hace felices y vulnerables.
.
Deseos de vivir otra realidad, jugar (como los niños) a ser grandes hombres. Y también, gozar con los deslices del lenguaje que permite cubrir, engatusar y de paso enredarnos con nuestra sombra. Todo esto con Pantita.
.
Barbarie y Civilización, Eros y Tanatos, Imaginación y Realidad. En lenguajes melodramáticos, festivos y farsescos, Vargas Llosa nos despeña por estas antinomias, para que nos reconozcamos desde la dignidad y miseria humanas.
.
.
Articulo: http://diario.elmercurio.com/  2010/10/10

Pedro Pablo GUERRERO/ Leila GUERRIERO: "Periodista salvaje"

Entrevista Autora de "Los suicidas del fin del mundo"
Leila Guerriero: "Periodista salvaje"
Por Pedro Pablo Guerrero

Invitada al Magíster de Periodismo Escrito dictado por "El Mercurio" y la Facultad de Comunicaciones de la UC, la cronista argentina -ganadora del Premio Fundación Nuevo Periodismo 2010- ofrecerá el viernes 15, a las 11.30 horas, una charla en la UC (Alameda 340).

Ha publicado una de las crónicas más desoladoras de las que se tenga memoria en Argentina: Los suicidas del fin del mundo (Tusquets, 2005). El título no es suyo -"soy pésima titulando", confiesa-, sino de un editor amigo que cruzó El club de los suicidas, de Stevenson, con El faro del fin del mundo, de Julio Verne. Todo un acierto. Algo hay de apocalíptico en esta historia de doce jóvenes de un pueblo patagónico, azotado día y noche por el viento, que se mataron en el plazo de un año y medio (1997-1999), sin provocar el menor interés de los grandes medios de comunicación ni de las autoridades de la provincia de Santa Cruz, que reaccionaron en forma tardía.

Escrito a partir de una investigación personal que incluyó una larga estadía en el lugar y entrevistas con familiares y amigos de los suicidas, el libro no busca explicaciones, se limita a transmitir lo que se siente vivir en un pueblo que, en la práctica, sólo existe para sus habitantes. No más de 9 mil personas.

-Soy una persona del interior, de Junín, y este pueblo era como un pequeño Aleph que reunía un montón de cosas de la Argentina de adentro -afirma Leila Guerriero-. Mi plan fue pintar una especie de fresco que contara la historia del pueblo y de su eslabón más débil: estas personas que terminan siendo las víctimas propiciatorias de una sociedad carcomida por la desocupación y la maldición de la riqueza del petróleo, que produce mucho dinero a gente que no se puede mover de ese lugar. Toso se lo gastan en putas, alcohol y ahora en un casino. 

-¿Por qué te interesa esta clase de temas?
-Me cuesta mucho saber por qué me interesa lo que me interesa. Hay una mezcla de pulsiones que se juntan con la relación que tengo con la escritura. Todo lo que escribo es para ser publicado, entonces estoy muy atenta a la excusa periodística, a la posibilidad de ver si el tema es publicable.

"El invento está prohibido"

En Frutos extraños. Crónicas reunidas 2001-2008 (Aguilar, 2009), Leila Guerriero se declara "una autodidacta absoluta, un dinosaurio: una periodista salvaje". Considera una superstición la creencia de que sólo se pueda ser periodista estudiando la carrera en la universidad. Ella misma recuerda que en su caso llegó al periodismo por casualidad, un día de 1992 en que llevó un cuento a Página/12. Para sorpresa suya, el director del periódico, Jorge Lanata, lo publicó en la contratapa, un lugar reservado a escritores como Juan Gelman, Osvaldo Soriano y Rodrigo Fresán.

Leila era una joven egresada de licenciatura en turismo y ni siquiera sabía cómo usar una grabadora. Tuvo que aprender el oficio en un mes. No se arrepiente. "Yo empecé haciendo ficción, quería ser escritora, pero todos los escritores que conocí eran un horror. Me pareció una vida espantosa", recuerda.

-En el ensayo "Tan fantástico como la ficción" dices que siempre sospechaste que los buenos cronistas eran lectores de literatura.
-Sí. Releyendo El nuevo nuevo periodismo , de Robert Boynton, me fijé que periodistas como Susan Orlean o Gay Talese, cuando les preguntan por sus influencias, a los que más citan son escritores de ficción: Maupassant, Faulkner, Scott Fitzgerald. Yo también siento que el lugar para ir a buscar herramientas es la literatura.

-¿Nada más?
-Procedimientos, es lo único que puedes sacar de ella. El invento está prohibido. Me parece, además, que el corpus de la ficción es muchísimo más grande que el del periodismo. Por lo menos del periodismo narrativo, que es el que me interesa.

-¿Algo contra el periodismo de actualidad?
-No digo que no sea necesario. Tampoco digo que la crónica sea mejor. Un diario o una revista que publicara solamente crónicas de 18 mil caracteres sería ilegible, un plomo. Pero como dijo el editor de New Yorker, David Remnick, si tomas una revista Time del año pasado y tratas de leerla, todo va a parecer viejísimo, pero si tomas un New Yorker del año 56, te lo lees de punta a cabo y nada de eso envejece. Es otro enfoque, otra historia, otra forma de abordar el mundo. A pesar de lo que diga su nombre, siento que la crónica es el género más atemporal de todos.

-¿Por qué no crees en el auge de la crónica?
-Parece que hay más gente interesada en escribir crónicas que lugares para publicarlas. Han aparecido un par de revistas y La Nación, de Buenos Aires, saca "Historias con nombre y apellido", una sección de 18 mil caracteres que es la crónica más leída de los sábados. Algo está pasando, pero no hablaría de un boom. En general, son las mismas revistas, las honrosas excepciones de siempre: SoHo, Gatopardo, Malpensante, Etiqueta Negra.

-El argumento habitual de los medios es que ya no hay lectores para textos tan largos.
-Yo creo que la necesidad de que te cuenten historias, y de crónicas que pinten el mundo de una manera más compleja, nunca fue masiva. Jamás vi a señoras peleándose por comprar la última Etiqueta Negra en el quiosco de la esquina. Hoy, todo sale cada vez más chiquito, atomizado. "Sigue siendo un diario o una revista, pero digamos que es un televisor, por las dudas". Es absurdo. ¿Creerán que nadie se da cuenta?

Articulo: http://diario.elmercurio.com/  2010/10/10
.

Constanza ROJAS V./ Abandono y redención en un nuevo libro de SKÁRMETA

Entrevista Escritor multifacético
Abandono y redención en un nuevo libro de Skármeta
Por Constanza Rojas V.
.
Luego de ver su novela Ardiente paciencia convertida en una ópera en Los Angeles y a poco de celebrar en grande sus 70 años, Antonio Skármeta publica Un padre de película . Con esta nueva obra, se suma a la tradición del "huacho" chileno.
.
Antonio Skármeta (Antofagasta, 1940) está en todas partes. Se espera el estreno en Chile de "El baile de la victoria", película dirigida por Fernando Trueba basada en su novela homónima; en el Festival de Teatro de Nápoles en Italia se llevó a las tablas su texto "18 kilates", y hace unas semanas estuvo en Los Angeles para ver el estreno de "Il Postino", la ópera que convirtió a Plácido Domingo en Pablo Neruda con un texto inspirado en su libro Ardiente paciencia (1985).
.
Por estos días, ha estado en Madrid, Barcelona, Bilbao y en la Feria del Libro de Fráncfort. Estará también en Berlín y en París para presentar lo que es su "último gran amor": Un padre de película , novela editada por Planeta, que estará esta semana en las librerías chilenas. Europa, Latinoamérica y Estados Unidos; narrativa, dramaturgia, cine y teatro. La omnipresencia y vigencia de Skármeta a días de cumplir sus 70 años es notable. No es de extrañar, entonces, que planee celebrar su aniversario en grande (ver recuadro).
.

.
Movimiento espontáneo
.
-¿Cómo vivió el estreno de "Il Postino"?
-Fue algo completamente maravilloso. Por muy grande y estelar que sea el elenco, uno siempre debe tener un poco de cautela, porque no se sabe si va a desembocar en una obra maestra o no. Acá resultó absolutamente maravilloso. Una cosa es el ambiente del público, la ovación permanente de pie, las declaraciones continuas de Plácido Domingo diciendo que está enamorado del papel, y que celebra haber hecho este personaje, porque ya está pensando en su despedida. Pero después viene la crítica. Y cuando apareció: ¡éxito mundial! Uno no debiera prestar importancia a estas cosas, pero Domingo tuvo la grandiosidad de llamarme al centro del escenario y tomarme de la mano. Se respetó muchísimo el espíritu original de la obra, hay fragmentos textuales de la novela. Es de esas experiencias que se te quedan en el centro del corazón.
.
En el vuelo de regreso a Chile, desde Los Ángeles, Skármeta venía leyendo una biografía de Bob Dylan. En ella se contaba que cuando el músico tocó por primera vez en vivo la canción "Who Killed Davey Moore" -dedicada al boxeador que murió brutalmente golpeado en una pelea-, dijo al público las siguientes palabras: "Esta es una canción acerca de un boxeador. Bueno, en realidad no tiene nada que ver con el boxeo, es sólo una canción acerca de un boxeador. Pero, realmente, no tiene nada que ver con un boxeador; en realidad, no tiene que ver con nada. Es solamente que puse estas palabras juntas. Eso es todo".
.
Entonces, Skármeta pensó que si alguna vez le preguntaban por qué ahora publicaba una novela como Un padre de película , luego de haber escrito lo que ha escrito y vivido lo que ha vivido, daría algo así como respuesta. "Me nació del alma, no hay un por qué ni un cómo. Fue un movimiento espontáneo".
.
.
El padre que abandona
.
El escenario de la novela lo encontramos en los mapas de Chile. Se trata de Contulmo, un pequeño pueblo del sur, cercano a Angol, un poco al norte de Temuco. El tiempo, en cambio, Skármeta lo define como uno "esencial", indeterminado, pero que juntando referencias cinematográficas y de la cultura popular -que abundan en la novela- permite remitirnos a los años 60.
.
Es un lugar del que todos se marchan para buscar oportunidades, donde todos tienen la tibia sensación de ser personajes secundarios y donde quien se queda merece ser un héroe.
.
Uno de estos héroes es Jacques, joven de 21 años que narra la historia. Es profesor de la escuela del pueblo, y en sus ratos libres traduce textos desde el francés para ganar algunos pesos. El idioma lo aprendió de su padre, quien provino de ese país, y que lo abandonó a él y a su madre el mismo día en que Jacques regresó con su diploma de graduación desde Angol. El joven baja del tren, y Pierre se sube, convirtiéndose en una ausencia determinante para la identidad de Jacques. Su madre lava sábanas en un hotel, escuchan radioteatros en la noche y la escasa información que en ocasiones tienen de Pierre proviene del molinero, amigo de Jacques.
.
"La novela aborda la tradición del padre -explica Skármeta-. Él es Europa en Chile, es la tradición culta, elegante, el joven se ha hecho en esa materia, en ese barro. Se ha educado como profesor normalista y trata de satisfacer sus anhelos de chico adolescente que anda detrás de su primera experiencia sexual, pero ha sido abandonado". Con una prosa simple, abierta, Skármeta mantiene un tono ágil en las 147 páginas.
.
-Tanto el narrador como el tono de este libro dan para pensar en un lector joven, ¿a eso apunta?
-El lector de esta novela puede ser muy amplio. He conocido algunos en España muy maduros y encuentran señales de identificación fuertes con ciertos aspectos emocionales de sus juventudes, y con ciertos íconos de la cultura popular de la época, por ejemplo, la aparición de la película "Río Bravo", de Howard Hawks. Efectivamente, la voz es la de un profesor joven, un personaje común y corriente que vive en un pueblo sometido a todo tipo de pasiones muy intensas, pero que también es bastante sensible, sabe francés y traduce en capítulos una novelita que publica el diario local. Ese chico tiene un alma de poeta, aunque no tiene una vida de poeta porque lo que se le ofrece alrededor son dificultades.
.
-¿De dónde viene el influjo francés que tiene la novela?
-Cada persona tiene su Bicentenario o su Centenario. Yo el 2010 tengo un aniversario, porque en 1920 nació el poeta francés René Cadou. Adoro la poesía de él y se cumplen 90 años de su nacimiento. Su libro más famoso se llama Poesía de la vida interior (1977). Entonces, así como uno se puede imaginar un narrador que vive inserto en el universo de Brueghel o Matisse, me imaginé a un narrador cercano a esta poesía que amo: con ese respeto, esa atención emocional, intensa y sensible al lugar sagrado del contorno inmediato y a los pocos seres que pueblan ese universo. Esa es una visión muy propia de un poeta, por eso al narrador le di un toque de poeta. Si hay una línea de donde viene este acento francés, que es sólo un acento porque la novela es completamente chilena, es de ahí.
.
Para Skármeta, esta novela se inserta en una tradición nacional que la literatura tanto ha recogido. La del "huacho", ese hijo cuyo padre emigra y deja a la madre a la cabeza de la familia. "¿ What do I mean con Un padre de película ? Porque también podría ser 'Una madre de película'", se pregunta Skármeta. En varias ocasiones, la emoción al hablar se hace evidente. Este año murió su madre, y la novela le da un lugar muy especial a la familia.
.
-El título se centra en el padre -dice el autor-, porque el hijo abandonado es una de las grandes tradiciones literarias, que se complementa con la presencia de la prostituta como el lugar donde se desarrolla el afecto que el padre no dio. Y la madre, que es la sacrificada sostenedora del hogar. Está la búsqueda de ese afecto que deja el padre ausente, el productor de huachos. El tema lo han investigado Sonia Montecino, José Bengoa, es uno de los temas favoritos del ensayo chileno. Yo no me meto en el mundo intelectual, pero sí los he leído con pasión. Está la figura del padre que deserta, débil, que no tiene respuesta y que no puede educar al hijo, que huye. Estoy contento de incluirme en esta tradición.
.
.
Un espacio de pertenencia
.
En Un padre de película , el despertar sexual se muestra como un motor de los jóvenes protagonistas, y la casa de prostitución de Angol como el lugar para concretarlo. Con Rayén, quien se hace llamar "Luna", Skármeta resuelve esta búsqueda de afecto de su personaje, así como Teresa -una joven de Contulmo- representa para Jacques el amor más íntegro.
.
-La tradición sitúa a la prostituta como un centro de afecto que cura la soledad a la que es condenado el huacho. La madre tiene que trabajar, y el huacho busca en cualquier lugar el apoyo emocional. Grandes obras tienen como centro luminoso de su desarrollo este tema: "El abanderado", de Luis Alberto Heiremans, uno de los puntos más altos del teatro chileno, la película "Julio comienza en julio", de Silvio Caiozzi, una tremenda historia, y muchas otras más.
.
Rayén se aleja de la figura de la prostituta como mujer que atiende de forma masiva e impersonal. Jacques encuentra contención en ella, porque el autor quiso crear un mundo donde, a pesar de todo, hay pertenencia. Son los sesenta, no hay globalización, y ni siquiera la política, que no es ajena a la literatura de Skármeta, aparece en este pequeño universo. La principal conexión de Contulmo con el mundo se da través de Angol, y de las estrellas de cine extranjeras. Porque la afición de Skármeta al cine sí que se encuentra en Un padre de película . Desde el título hasta la última página. Junto a otros referentes. "Es un rasgo muy fuerte de mi generación en América Latina: la alusión permanente a lo que podríamos llamar momentos estelares de expresión cinematográfica o música pop. Son íconos de reconocimiento emotivo. Muchas veces, al aludir a una admiración colectiva que hemos vivido en torno a una película o una canción, estamos diciendo algo que es extraliterario, pero que se proyecta sobre la obra", explica.
.
Y la novela se vuelve cinematográfica también porque los personajes, al parecer, buscan ser protagonistas de su propia vida. Pero con la intuición de que es un rol que no les corresponde. "Soy un simple profesor provinciano", dice Jacques a Rayén. "El protagonista es productor de su vida, pero por la sensibilidad que tiene, también es productor de la vida de los demás, en el sentido de que quiere la felicidad de los otros, y eso le cuesta un precio", afirma el autor. Porque la búsqueda del padre y el vacío que dejó su figura lo llevan a entender mejor que nadie lo que es ser un huacho. Antonio Skármeta resume: "Es lo que llamo la redención".
.
.
Un cumpleaños musical
.
Skármeta pasará el día de su aniversario número 70, el 7 de noviembre, en Alemania, donde vivió un largo tiempo. Ahí celebrará con dos hijos y sus nietos, y luego se le realizará lo que él llama una "pequeña gala" con la proyección de la película "Ardiente paciencia".
.
De regreso en Chile, su intención es volver a festejar, teniendo como escenario el Teatro Nescafé de las Artes. "Mi amigo Alfredo Saint Jean ha puesto a disposición su teatro para realizar dos actividades, ambas el 16 de diciembre. Si el proyecto resulta, primero se presentará el libro Un padre de película , y tras ello haremos algo novedoso y que me entretiene mucho".
.
Skármeta cuenta que hace dos años está trabajando en un álbum de canciones con el compositor brasileño Toquinho. Aunque el disco todavía no se graba, ese día presentarán a los invitados 12 canciones que cuentan con letra del escritor y música de Toquinho. "Las interpretaremos con un conjunto musical encabezado por el jazzista Roberto Lecaros, quien hizo los arreglos. Serán 'expuestos' por mí, porque decir que los 'cantaré' es difícil. Los recitaré de una manera juguetona. Luego, algún cantante, hombre o mujer, interpretará la canción completa profesionalmente. Los artistas todavía son sorpresa", advierte Skármeta.
.
.
Articulo: http://diario.elmercurio.com/  2010/10/10

Quino PETIT/ Iván THAYS: "Los blogs son cosa del pasado"

Iván Thays: "Los blogs son cosa del pasado"
Por Quino PETIT
.
El escritor peruano Iván Thays presenta hoy su ponencia ¿Sueñan los escritores con ovejas eléctricas? en el Festival VivAmérica (Casa de América), en la mesa redonda Comunicación 1000.0, junto al español Juan Freire y el uruguayo Edgardo Zunini (19 a 10 horas).
.
Iván Thays sueña mucho con ovejas eléctricas. No les tiene miedo. Está convencido de que "el futuro de la literatura está en el ciberespacio". Por eso ha tomado prestado el título de la visionaria novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, de Philip K. Dick, para reflexionar en el Festival VivaAmérica sobre literatura, futuro y soportes diversos en su ponencia ¿Sueñan los escritores con ovejas eléctricas?
.
Miedo y romanticismo. Esas dos razones estriban en el vértigo natural al cambio tecnológico que afecta a la República de las letras en nuestro tiempo, según Thays (Lima, 1968). "Miedo natural al cambio, observado entre editores, libreros, escritores... Y una imagen romántica de la literatura, reflejada en ese tipo de autores que no tienen computador. Eso es como decir: 'no voy en auto". Para Thays, el escritor de hoy debería de adaptarse a las dos plataformas, analógica y digital, "ya que en los próximos diez años convivirán ambas y van a necesitarse mutuamente hasta que el libro electrónico desbanque al libro de papel. A este último le doy diez años, aunque debido a la rapidez con que avanzan los adelantos electrónicos, pueden ser menos".
.
El autor, entre otras novelas, de El viaje interior, La disciplina de la vanidad o Un lugar llamado oreja de perro, finalista del premio Herralde 2008, mantiene un blog de actualidad de referencia en el panorama literario (http://notasmoleskine.blogspot.com/). No se considera un geek, aunque sí especialmente tecnoadicto, al tanto de cada novedad en la materia. "Para mí los blogs son cosa del pasado. Cada vez recibo más enlaces a poesías y relatos con nota en Facebook. Hoy, un blog no enlazado a Twitter está perdido", explicaba Thays por teléfono a Babelia días atrás desde Perú.
.
Asegura que las broncas entre escritores son más jugosas en el maremágnum de la web. "Lo que pasa es que en el mundo digital imperan reglas distintas; una de ellas es el anonimato. Y el mundo digital protege a los anónimos. El otro asunto que fomenta este tipo de broncas es la inmediatez". Y no le cabe duda de que un enormísimo cronopio como Cortázar habría tenido hoy un blog. "Me lo imagino con uno divertidísimo, lleno de trucos y enlaces que llevan a sitios que no guardan ninguna relación".
.
Estar o no estar, esa es la cuestión para Iván Thays. "Otro tema es el tiempo que quita un blog a tu propia obra. Pero también es cierto que si uno deja de publicar en ocho años, desaparece. Cuando salió Un lugar llamado Oreja de Perro, Edmundo Paz Soldán me dijo que le costaba creer que hacía diez años que no publicaba nada, porque seguía mi blog, sabía todo de mí, me tenía muy presente".
.
Thays llevaba dos años sin venir a España, pero se mantiene al tanto de su actualidad a través de los periódicos. Cree firmemente que los efectos de la crisis están creando más inestabilidad de la que se piensa. "Y en general, veo a Europa más pesimista con la crisis que Estados Unidos. No están acostumbrados, como aquí en América Latina. A mí no me sorprende lo de Ecuador [la sublevación policial que hace unos días pudo acabar con la vida de su presidente, Rafael Correa]. Seguramente, dentro de poco no va a pesar mucho. Me han invitado a la Feria del Libro de Quito y ni siquiera se planteaba algún cambio en la programación. Ustedes, en cambio, se asustan bastante".
.
.
Articulo: http://www.elpais.com/  09/10/2010

Adrián SACK/ Nueva casa editora para Jorge Luis BORGES

Nueva casa editora para Jorge Luis Borges
Por Adrián Sack
.
Random House Mondadori compró los derechos de su obra; durante 40 años su editor fue Emecé
.
FRANCFORT.? María Kodama se consagró ayer como la gestora del negocio más trascendente y de mayor repercusión internacional surgido de los stands de la edición 2010 de la Feria del Libro de esta ciudad.
.
Tras varios días de rumores y discusiones con los gigantes de la industria editorial, la viuda de Jorge Luis Borges consiguió vender los derechos de autor de sus obras a la editorial multinacional Random House Mondadori por un valor cercano a los dos millones de euros.
.
Kodama, que enviudó de Borges en 1986, y participó en el pabellón argentino de una mesa redonda para presentar un libro de análisis de la obra del escritor, no quiso referirse al monto de la operación ni ofrecer detalles sobre la que algunos medios internacionales calificaron ayer de la "mudanza editorial del año".
.
Sin embargo, sobre el mediodía de ayer confirmó que la venta fue acordada y que, como consecuencia de esa transacción, los trabajos del autor de Ficciones y El Aleph dejarán de ser editados por la casa Emecé. "El cambio de editorial es como acabar con un matrimonio de 40 años", dijo, a pesar de afirmar que no hubo una "ruptura" con esa firma históricamente asociada a los libros de Borges, porque la filial argentina del grupo Planeta continuará con la publicación de las obras críticas sobre la literatura borgiana. Por esa razón, intentó minimizar el impacto de la "mudanza" al afirmar que mantiene una "excelente relación" con sus directivos.
.
El traspaso comprende todas las obras firmadas por Borges, incluidas aquellas en las que comparte la autoría con Adolfo Bioy Casares y otros escritores. Se estima que las primeras ediciones serán publicadas por la nueva editorial en abril de 2011.
.
La operación surgió luego de que Emecé, al acercarse a la fecha de finalización del actual contrato, no habría podido ofrecerle más de 1,3 millones de euros para concretar su renovación. Fue entonces cuando Random House Mondadori mejoró notablemente la oferta y se quedó con la totalidad de los derechos de publicación de sus obras en todos los formatos tradicionales. El digital seguiría en manos del agente Andrew Wylie, aunque esta información no pudo ser aún confirmada.
.
.
Articulo: http://www.lanacion.com.ar/  09/10/2010

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...